¿Para qué sirve tener una página web en el 2022?

CASO REAL, EMPRESA DE SERVICIOS, – NO ECOMMERCE –

Hace muy poco, hablando con un cliente de hace muchos años, ya casi un amigo, me comentó que quería hacer una página web para un nuevo proyecto que estaba preparando y quería que fuera extremadamente sencilla, nada muy especial con pocas imágenes poco texto en fin lo mínimo e indispensable para estar en online…   me quede pensando un poco y pregunté:
-¿Por qué quieres hacerla básica y sencilla? mira que aun no te he dicho cuanto costaría 😂😂 (pensando que quería ahorrar unos Euros)

A lo que me respondió:
Hoy en día ya nadie visita una página web, la gente y los jóvenes te buscan por las redes sociales, principalmente por Instagram. Hoy… lo más importante es tener un buen perfil en Instagram los datos de contacto el teléfono el Whatsapp y no mucho más… la página web ya fue!.

En ese momento me quedé pensando un momento  que,  en cierta medida,  tenía razón… me he encontrado a mí mismo muchas veces buscando un producto, un curso o a un colega o incluso para ordenar comida y todo buscándolo desde las redes sociales principalmente de Instagram.

Reflexione por un momento y llegué a la conclusión de que en el 2022 las páginas web ya no cumplen la función que cumplían antes, muchas de las búsquedas que realizan hoy en día los consumidores son a través de redes sociales, el consumidor encuentra los datos de contacto fotos de sus productos comentarios de sus clientes tienes suficiente información en la propia red social como para tomar la decisión o no de comprar.

Ahora bien, ¿Qué pasa cuando queremos comprar un producto o adquirir un servicio que es muy importante para nosotros o que el precio supera la media de lo que podemos gastar en el día a día?

En este caso, como consumidores buscamos una segunda, tercera y hasta cuarta validación sobre la información que tenemos del proveedor, así como sabemos y entendemos que podemos encontrar fácilmente todos los datos de contacto en el Instagram de una empresa también sabemos y entendemos que hoy en día cualquiera puede abrir un Instagram cualquiera puede comprar algunos seguidores y cualquiera puede aparentar ser una empresa seria responsable y de confianza, aquí es donde entra el uno de los valores que puede aportar una página web.
Si bien es cierto que hoy día también es muy fácil hacer una página web requiere de una elaboración más compleja, una inversión y como consumidores podemos darnos cuenta por la experiencia que tenemos al visitar la pagina web del tipo de empresa al cual nos encontramos, es decir, las páginas webs con una experiencia negativa, antigua, pobre, poco atractiva, desordenada, poco orientativa, son características que se le atribuyen a empresas que al menos en un aspecto digital no hacen las cosas muy bien, por otro lado la página web que tienen una muy buena experiencia, que son ordenadas, intuitivas, que nos ofrecen facilidad de contacto, que están actualizadas, que están al día, que nos muestren información reciente se asocian a empresas que cuidan mucho su aspecto digital y por ende es más probable que lo hagan también en un aspecto empresarial. Ademas como segunda validación o tercera nos encontramos con que las empresas tienen lo que se llama Google mi negocio esto es el perfil que nos crea Google como empresa que entre las muchas características que podemos encontrar son nuevamente los datos de contacto como teléfono página web dirección etcétera y además lo más importante de todo un sistema de calificaciones al cual cualquier usuario puede dejar una reseña este es de los puntos más importantes el cual conforman una imagen completa de una empresa.

Entonces, si yo tengo que comprar un curso o bien quiero comprar un patinete eléctrico el cual sé que el precio puede rondar entre los 600 y los €1000 a mí no me dará lo mismo comprárselo a alguien que solamente tiene un perfil de Instagram y que no posee página web no figura en Google no aparecen los resultados de búsqueda de Google lo único que tengo es un perfil de Instagram contra una empresa que además de tener un perfil de Instagram tiene una página web donde figuran todos sus datos de contacto donde me ofrece múltiples posibilidades para contactarlos dónde puedo ver todos sus productos y al que además tiene un perfil en Google mi negocio el cual tiene reseñas positivas o negativas pero tiene reseñas al fin.
Resumiendo, si bien  la forma de búsqueda ha cambiado, el comportamiento de validación sigue siendo él mismo o aún más detallado debido a las múltiples opciones que tenemos para comprar un mismo producto. Es por eso que debemos cuidar todos los aspectos de nuestra imagen en internet no basta con tener un perfil de Instagram muy bonito.

Contar con un desarrollo web profesional, puede hacer la diferencia en muchos casos.

Por otra parte además de lo antes mencionado debemos tener en cuenta que una página web sirve para posicionar nuestra marca en los resultados de búsqueda de Google para aquellas personas que siguen utilizando Google como buscador principal, (que son la mayoría) o que lo usan en algún momento, se sabe que los que están en los primeros 6 a 8 puestos se llevan el 90% de los clicks de los usuarios que están buscando y que casi nadie llega a la segunda página de resultados de búsqueda de Google para aparecer primeros debemos tener una página web y no basta con tener solo una “página web que exista” la página debe contar y estar pensada para ofrecer una estrategia SEO, debe ser rápida, debe ser ágil, debe ser fácil de navegar. Entonces no solo sirve además de completar al cliente un modelo digital de cómo se compone nuestra empresa, también sirve para posicionarnos por delante de nuestros competidores y obtener más ventas.

De SEO hablaremos en un capitulo apartado.